<<Div.6 Como con las Armas >>


Capítulo 40.
Ataque y Defensa son Simples

Yo me contraigo cuando bloqueo el ataque del oponente y me extiendo hacia fuera cuando le pego. Contraerse y extenderse son simples movimientos naturales así como se componen de usuales cada uno de ellos. Pero yo puedo encontrar el ataque y la defensa más eficaz en ellos. Cuando yo me acerco a mi oponente, entonces mi cuerpo aumenta hacia arriba y se agacha, o sólo se vuelve redondo y redondo. Estas inclinaciones, extensiones y vueltas son también sencillos movimientos naturales así como elementos necesarios de los movimientos. Con motivo de esta simplicidad el ataque del oponente no puede alcanzarme y él más bien se destruye a si mismo. De este modo, los buenos movimientos de Taekwondo no muestran por si mismos algo especial y los principios del ataque y la defensa son los mismos y sencillos en ellos, así cada uno no difiere del otro. Después que es lo que hace Taekwondo diferente del no-Taekwondo?

La respuesta puede ser resumida en una cosa que es que un buen movimiento de Taekwondo s√≥lo difiere de otro de la vida diaria en que no incluye nada innecesario para mi vida. En otras palabras, el sencillo principio de Taekwondo requerido en el ataque y la defensa es que tienes que usar solamente los m√°s necesarios movimientos. Seg√ļn esto, un correcto movimiento de Taekwondo cambia de un movimiento a otro sin muchas diferencias entre ellos. Despu√©s cada parte de mi voluntad se queda en su correcta posici√≥n en este momento. Todo esto se adaptar√° a ti mismo perfectamente.

Cada nivel de Taekwondo es sencillo en su esencia porque está compuesto solamente de movimientos necesarios. Por eso es deseable que un nivel de ataque y defensa sea sencillo en Taekwondo. Sin importar si utilizas un nivel complejo o sencillo para controlar sobre tu oponente conseguirás el mismo resultado si ganas. El complejo, así difícil nivel es requerido cuando no puedes ganarle con solamente uno sencillo. En el caso de que un nivel complejo se usa contra el oponente cuando es suficiente un nivel sencillo ya no significará un nivel virtuoso pero será mejor que uno malo que exhausta con dificultad tu potencia. La suavidad de Taekwondo y su profunda belleza son para manifestar que la simplicidad de un sencillo movimiento es completado totalmente para ser conectado a <Do> y para entender que el sencillo principio en un nivel brillante está armonizado en un complejo movimiento.

Este movimiento de Taekwondo no es nada más que el de la vida diaria, que ha sido repetido y nivelado en el largo proceso, por eso, todo lo innecesario tiende a desaparecer agotado. Aunque la piedra más áspera suele volverse lisa si rueda por mucho tiempo, Taekwondo forma este limpio movimiento a través del largo entrenamiento con muchas repeticiones y provee la mente tranquila de lo usual por medio de la larga auto-superación y auto-disciplina.